Aceptar nuestra sombra

Comparte este contenido

Pensar que los seres humanos carecemos de sombra es una ilusión. Aunque culturalmente estemos obligados a reprimirla o a no exteriorizarla en la medida de lo posible, también tenemos una parte destructiva latente que tiene que ver con nuestros orígenes como cazadores y que, curiosamente, responde a un afán de supervivencia y afirmación.

De la misma manera que tenemos grandezas, tenemos miserias. Alguna vez hemos sentido envidia, rabia, odio o resentimiento hacia otro u otros por varios motivos. Puede ser que ese otro tenga un puesto en el trabajo que consideramos que merecíamos, o que esa persona con la que hemos tenido una relación de pareja haya cortado de forma repentina sin explicarnos el porqué. En ese momento, nuestra parte oscura se activa.

Bien, ahí la cuestión está en que he conocido mucha gente que no quiere dejar expresarse a esa parte y la reprime. Los resultados, de hacerlo así, son devastadores, y muchos trastornos que se etiquetan con nombres grandilocuentes tienen su origen en esta actitud vital, la mayoría de las veces adquirida en la infancia. También puede ser que, por haber pasado situaciones duras o traumáticas, vivir cosas parecidas nos retraumatice y dificulte nuestra existencia cotidiana porque son también partes que no queremos aceptar.

Soy un convencido de que, en la Humanidad, prima el impulso de creación sobre el de destrucción, y que todos los seres tienen la capacidad de crecimiento personal y desarrollo. Ahora bien, también es cierto que, en muchos casos, nos encontramos con problemas al no poder combinar las dos vertientes, sea por incapacidad o por negación. No se trata de estar amargado todo el día, pero sí de dejar que esa parte se exprese y, si un día no nos apetece hablar con nadie, respetarnos. Eso sí, lo que no hay que permitir es que esa actitud suponga una retroalimentación destructiva, como también he podido ver.

Normalmente, si respetamos nuestros biorritmos y los buenos y malos momentos, tenderemos de forma natural al equilibrio, porque el ser humano, a medida que experimenta situaciones, las relativiza y no hace un mundo de ellas. Dicho de otra forma, lo que nos parece tan grande por desconocimiento o forclusión, toma el tamaño que le corresponde y resulta más fácil de gestionar de lo que pensábamos.

El punto fundamental es trascender la dualidad y avanzar como seres humanos, reconociendo y aceptando todas nuestras partes y siendo amoroso con ellas.

 

 

Subscribete a las novedades

Mantente siempre infrormado

Explorar más contenido

inconsciente colectivo
emocodificacion

¿Qué es el inconsciente colectivo?

El inconsciente colectivo es uno de los conceptos que Carl Gustav Jung elaboró por vez primera, en los primeros compases del psicoanálisis. Y es importante conocerlo, porque de esta manera nos damos cuenta de varios modos de actuar del ser humano. Sigue leyendo… La definición del inconsciente colectivo El inconsciente colectivo se refiere a aquel

energía negativa
emocodificacion

¿Cómo detectar energía negativa a tu alrededor?

Socializar implica, en ocasiones, tratar con personas con una vibración energética distinta a la nuestra. Detectar qué personas traen energía negativa es, pues, fundamental para gestionar nuestras relaciones de forma inteligente. Tips para detectar a las personas con energía negativa que te rodean Es un hecho que la mayoría de las veces podemos notar qué

Camina hacia la puerta que lleva a tu Bienestar

A tu bienestar físico y emocional recuperando tu vida

con-10-minutos-al-dia-emocodificacion
small_c_popup.png

Contactar

Te contestaremos lo antes posible