CARENCIAS AFECTIVAS: POR QUÉ NO HAY QUE SUBESTIMARLAS

Comparte este contenido

Dicen que la infancia es la patria de las personas y no falta razón en esta aseveración. Las experiencias que tengamos en esta etapa de la vida hasta los 6-11 años (dependiendo de la escuela psicológica) serán fundamentales en nuestro desarrollo como adultos. Lo habitual, a partir de ese momento, es que tengamos una cierta tendencia automática a repetir los patrones que hayamos adquirido. Esto se aplica tanto para bien como para mal. Por lo tanto, los estímulos afectivos que se reciban son fundamentales.

Si una persona ha tenido el apoyo afectivo suficiente, no verá los contratiempos de la vida como montañas inalcanzables y si algo le sale mal no echará la culpa a terceros. La insatisfacción ante el mundo tiene mucho que ver con una infancia con carencias emocionales. En cambio, en el caso de que no haya sido así, son varios los problemas que se pueden presentar:

  • Una actitud en la que se busca llamar la atención con la continua transgresión de los límites socialmente establecidos. Es habitual la figura del rebelde sin causa que, cuando llega a la edad adulta, se convierte en un delincuente en potencia porque, inconscientemente, quiere protestar ante una situación emocionalmente insoportable.
  • Un retraimiento que supone limitaciones en las interacciones con las demás personas, lo que puede implicar problemas de relaciones sociales o afectivas. En este caso, la persona suele aislarse del entorno; lo más habitual es que estas actitudes ya se puedan identificar en el inicio de la adolescencia.

Convendremos en que ambos casos son negativos y, tanto por exceso como por defecto, hay una disfunción que conviene equilibrar. Aunque el niño pequeño no tiene límites y hay que marcárselos como pauta de socialización, no es menos cierto que tiene una tendencia natural a indicar lo que necesita y a reconocer qué cuestiones no son correctas. Por lo tanto, no es justo decir que un niño no sabe qué quiere.

Se puede dar el caso también de la sobreprotección, más común en los padres posmodernos. Si bien nosotros no estamos en absoluto de acuerdo con situaciones de maltrato o abuso emocional, no podemos dejar de indicar que hoy hay algunos pequeños que están acostumbrados a no enfrentarse a ninguna situación difícil. Los padres lo hacen con la mejor intención, pero no se dan cuenta de que están criando ineptos emocionales que, cuando vengan mal dadas, no sabrán cómo reaccionar.

Esto significa que el apoyo afectivo ha de ser importante, incondicional cuando se trata de un menor, pero no puede implicar indulgencia. Hay que instruir al pequeño para que interiorice una idea de lo que está bien y lo que está mal. A largo plazo, nuestros hijos nos lo agradecerán y se sentirán más seguros para afrontar todas las situaciones que se les presenten.

En Emocodificación y Sanación Genética estamos a tu disposición para ayudarte a identificar aquellas situaciones problemáticas que te impiden avanzar y tener una vida emocional en plenitud. Contacta con nosotros y te ampliaremos la información acerca de nuestra metodología.

Subscribete a las novedades

Mantente siempre infrormado

Explorar más contenido

calidad de vida
emocodificacion

¿Por qué es importante tener una buena calidad de vida?

La calidad de vida es un concepto al que se le está dando una relevancia creciente, y no es para menos. ¿Quieres saber por qué? Aquí te lo explicamos con detalle. La calidad de vida: tan importante es vivir mucho como vivir bien El aumento de la esperanza de vida en las últimas décadas ha

vacaciones de verano
emocodificacion

Cómo disfrutar las vacaciones de verano

Las vacaciones de verano son una época de parar para recargar. Ahora bien, por desgracia hay muchas personas que no disfrutan de esta época y que vuelven peor de lo que se marcharon. Por lo tanto, es bueno considerar unas pautas para que esta sea una época placentera. Pautas para pasarlo bien en tus vacaciones

Camina hacia la puerta que lleva a tu Bienestar

A tu bienestar físico y emocional recuperando tu vida

con-10-minutos-al-dia-emocodificacion
small_c_popup.png

Contactar

Te contestaremos lo antes posible